Rompiendo mitos: Estar en forma siendo talla grande

La creencia general es que todos los que hacen ejercicio y viven de forma saludable son delgados y esbeltos y, en cambio, si una persona es gorda automáticamente se lo relaciona con el sedentarismo. Sin embargo, cada vez se hacen más conocidos casos de mujeres con sobre peso que sorprenden al mundo con lo buenas que son en diferentes áreas de la actividad física.whatsapp-image-2016-11-16-at-18-15-40-1
Roslyn Mays, también conocida como Roz the Diva, es especialista en pole dancing (baile del caño): una práctica que incluye baile y auto-aceptacion.
Esta profesora fue discriminada en repetidas ocasiones en el mundo fitness, a causa de su físico, su genero y su color de piel pero esto, en vez de detenerla, la impulso a formar su propio estudio de danza en Nueva York donde son aceptados toda clase de alumnos.
Tanto en sus clases como en su cuenta de Instagram, donde ha ganado una gran base de apoyo, ella promueve que sus alumnos se sientan comodos en su propia piel y que encuentren la seguridad y el estilo que más les guste con respecto a esta práctica.whatsapp-image-2016-11-16-at-18-15-39
Dana Falsetti es una mujer estadounidense que, luego de años de sufrir desórdenes alimenticios, logro sobreponerse y encontró su paz interior en la práctica de yoga. Comparte su trayectoria, sus logros y progresos, en su cuenta de Instagram donde pueden leerse declaraciones como “Es solo paciencia. Recuerdo cuando solía frustrarme cuando mi cuerpo no lograba hacer algo o no estaba listo para eso. Ahora me concentro en lo que puedo hacer, sin importar si es más o menos de lo que podía hacer hace un día o un año(…)”.
“Ahora es un modelo para miles de personas en el mundo y habla sobre auto aceptación, salud espiritual y amor. Viaja enseñando yoga alrededor del mundo y es conocida como una abogada de la imagen corporal positiva.”, dice una nota sobre ella en CNN online.whatsapp-image-2016-11-16-at-18-15-40
Por último, tenemos a Teresa Almeida, la arquera angoleña de handball que se lució en los juegos olímpicos de Rio 2016. La jugadora se ganó el cariño y el aprecio del público, no solo por su gran habilidad, si no también por su enorme carisma
Al comienzo sorprendió a todos por su físico no tradicional para el deporte en el que se especializa, sin embargo, su gran flexibilidad y reflejos a la hora de jugar las personas dejaron de lado los prejuicios y la aceptaron con mucho cariño.
“El buen trato del público se da en todos los países donde vamos a jugar, es curioso. Creo que la gente se identifica con un atleta que tiene un patrón más normal, como la mayoría de la gente, y me recibe con los brazos abiertos”, responde la portera angoleña en diálogo con La Nación de Argentina.
“Muchas personas creen que con mi cuerpo no puedo jugar. Pero sí se puede. Sólo creo en el trabajo, en esforzarme. Creo que ´las gordinhas´ también podemos hacer las cosas bien en cualquier deporte. El hecho de que yo sea gordita jamás fue un obstáculo para mí. Nunca lo sufrí”, agregó.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s